Contacto   
 
LAS NTIC EN EL PROCESO DE ENSEÑANZA APRENDIZAJE/ 8

Índice general

Tres puntos iniciales
Papel y pantalla
Riesgos


RIESGOS EN EL TRABAJO CON LAS TIC

Si, como ya hemos comentado, la utilización de las TIC presenta notables ventajas para la mejora de la eficacia del proceso de enseñanza-aprendizaje y, además, aparece como una necesidad perentoria en una sociedad que llamamos "de la información" y que se caracteriza por la popularización de las tecnologías que están en la base de la tercera revolución industrial, no es menos cierto que, en nuestro país, su utilización no se ha generalizado y está aun en una fase incipiente.

El profesorado, ante la consecuente falta de reflexiones, de pautas y rutinas y de costumbres sobre el tema se encuentra en una posición difícil, en la que constata tanto la necesidad de actualizar su quehacer como los riesgos que esto puede conllevar.

El primer y más notable riesgo es el de confundir el fin con los medios. Casi todos los profesores que han comenzado a trabajar con TIC en el aula se han encontrado con el peligro que deviene de la posibilidad de que su clase se convierta en una clase de informática, abandonando los contenidos propios de su materia para introducir los de esta otra, corrompiendo, de esta forma, todo el planteamiento inicial que perseguía una mayor eficacia en el aprendizaje de los contenidos propios. Este riesgo se hace muy evidente cuando se constata la existencia de desajustes interdisciplinares en la adquisición de destrezas por parte de alumnos y alumnas, fundamentalmente su falta de capacidades previas básicas (al menos las que se le suponen según los currículos escolares o las que se necesitan para trabajar según lo que se ha programado) en el campo de la informática.

Otro riesgo importante es el que puede ocasionar un desequilibrio entre las ventajas obtenidas y el coste de las TIC. Este desajuste se puede producir en el campo económico, tanto en el valor de los medios materiales necesarios para un trabajo eficiente (¿cuántos equipos/profesor? ¿cuántos equipos/aula? ¿cuántos y qué programas?) como en el de la formación del profesorado, o en el campo profesional por el coste de las horas dedicadas por el profesorado a esta tarea y detraídas a otros trabajos. Amén de los planteamientos que las diferentes administraciones puedan tener sobre este tema, los profesores deben valorar la eficacia de sus esfuerzos y de los realizados por los centros escolares en los que dan sus clases y las ventajas que de ellos se obtienen.

No son menores los problemas que puede presentar utilizar ineficientemente las TIC, esencialmente en el campo del aprendizaje de los alumnos. Estos "malos" usos pueden venir fundamentalmente del abuso en la cantidad, de la programación de un nivel (capacidades de utilización de las TIC) inadecuado o de un diseño inconsistente de las actividades para el aula. En ocasiones, también, sobre todo en materiales que han diseñado algunas editoriales, en la utilización banal de las TIC. Las consecuencias de estos usos ineficientes pueden dar lugar a:

    1. Un incremento en el nivel de fracaso del alumno a la hora de conseguir los objetivos de la materia, dado que se puede haber incrementado la cantidad y el nivel de los mismos.
    2. El fracaso en la utilización de las TIC puede conducir a inercias contrarias a las previstas en su utilización: los alumnos y alumnas pueden "querer huir" de unos instrumentos que les resultan poco eficaces o muy complicados, llegando a apreciar el valor de las TIC en su vida cotidiana pero a no asignarles lugar alguno en el campo de su aprendizaje escolar.
    3. Problemas para el desarrollo de las capacidades y la consecución de los objetivos procedimentales. La utilización "descuidada" de instrumentos informáticos para el tratamiento de la información puede dar lugar a que no se explicite la diferencia entre el instrumento (el programa informático) y los procesos de tratamiento de la información que realiza. De tal forma que el alumno sepa utilizar perfectamente un programa pero no sepa qué procesos realiza, ni por qué ni para qué, ni que información está procesando, llegando a formularse una cuestión demoledora: "¿para qué voy a aprender a hacerlo si hay programas o instrumentos que lo hacen?".
    4. Problemas con el incremento de información y el volumen y nivel del trabajo exigido al alumno, que conducen al fracaso escolar.

      Continúa...............>>


   
  Anterior