Contacto   
 
  PROBLEMAS Y PERSPECTIVAS DE LAS ASIGNATURAS DE HISTORIA EN ENSEÑANZA SECUNDARIA

Por Pablo Ezquerra


No son estos buenos tiempos para las Ciencias Sociales, en general, y para la Historia , en particular. El sistema escolar, acosado por la urgente necesidad de dar respuesta a los retos de la atención a la diversidad, a la integración de un porcentaje cada vez mayor de alumnos inmigrantes, a las consecuencias conductuales resultantes de una porción social que minusvalora la escuela y su función, etc. está centrando sus esfuerzos en las llamadas "áreas troncales", lenguaje y matemáticas, en las que, como si de la "última fortaleza" se tratase, con la excusa de su multifuncionalidad, se está realizando una defensa "numantina, esperando mantener unos mínimos que salven del "analfabetismo funcional" a un elevado porcentaje de alumnos que, en lenguaje oficial, se alojan en la enseñanza obligatoria, siguiendo un itinerario marcado por el "fracaso escolar". Lengua y Matemáticas y un conjunto de materias y aprendizaje orbitales que, tienden a reforzar el trabajo de estas asignaturas en el aula. El resultado es que muchos alumnos acaban la semana habiendo recibido, entre las horas de la materia, las de los talleres, los refuerzos, las dedicadas a complementar el trabajo en el aula en Atención Educativa o en programas como PROA, etc. unas diez horas o más de cada una de estas materias. No es de extrañar que semejante esfuerzo tenga como resultado, no una mejora en los aprendizajes, que ya el Informe Pisa ha puesto de manifiesto, sino una percepción del valor del conjunto de las materias estudiadas, en la que junto a las dos importantes, las que, si no se aprueban, no se puede promocionar curso, hay otras de rango mucho menor, en las que se enseñan cosas no muy relevantes.

En este panorama, la Geografía y la Historia , ocupan una posición similar a la de Ética, Música, Educación Física, etc. que no es que consideremos "inferiores", pero son materias cuya impartición tiene asignadas dos horas semanales. Otras materias, como Biología y Geología, Informática, Tecnología, etc. reciben el beneficio de la buena consideración de una sociedad, como la española, que, ávida de conocimiento científico y desarrollo tecnológico, valora la llamada "Ciencia" por encima de las "Humanidades". El último escollo en esta deriva hacia la infravaloración viene de donde menos se esperaba. Resulta que se está comenzando a pensar que las sociedades europeas están presentando serios problemas de falta de integración y cohesión, que el desarrollo de un poderoso estado benefactor-subvencionador, junto con el de una sociedad de la "opulencia", está generando un importante fraccionamiento social, que se manifiesta, entre otras cosas, en la reaparición de una importante brecha entre aquellos grupos que han recibido una preparación que les habilita para los puestos de "gestión social" y aquellos otros, engrosados ahora con la llegada de inmigrantes "realmente" no integrados, a los que su falta de preparación los hace incompetentes para acceder a esos puestos, y quedan relegados a una nueva segregación, que no se caracteriza ya por la precariedad de su calidad de vida, dado que el estado benefactor se encarga de soslayarla, sino por la falta de competencia para asumir funciones de control y dirección en la producción o en llas propias relaciones sociales. Es de esta manera, creemos, como las reflexiones de Tocqueville cobran ahora vida y la profunda democratización que ha traído consigo el desarrollo económico y la "sociedad del bienestar", se han transformado en una nueva forma de discriminación, que de forma creciente encuentra cauce de expresión en conductas consideradas asociales y que no son sino actitudes de resistencia ante la deriva social. Las algaradas juveniles de los barrios franceses de la inmigración, el descuido en los comportamientos sociales, la desconsideración del estado y de sus gestores políticos, el desinterés participativo, el renacer de actitudes y comportamientos protofascistas, la irreverencia ante la escuela y sus representantes, son, entre otros muchos, comportamientos que tienen que ver con esta situación.

Continuación

Versión para imprimir












Situación de la Historia en Enseñanza Secundaria